El cuarto pasajero

VOTA por El cuarto pasajero

El disparatado final de fiesta al que nos arroja el director resulta tan gozosamente absurdo, tan delirante en su desmedida, tan solemnemente ridículo, tan Ernesto Alterio en modo Ernesto Alterio, que toca rendirse.
Diario El Mundo

Valora el evento y podrás dejarnos un comentario

(46 votos)